LA MUJER DEL CAMAROTE 10, Ruth Ware

La mujer del camarote 10

Lectura 21. Agosto 2017

LA MUJER DEL CAMAROTE 10 es otra de las lecturas que, antes de salir a la venta, me llamó la atención por su sinopsis aunque, en este caso, tengo sentimientos encontrados con esta historia. Debo decir desde el principio que me gustó, pero al inicio se me hizo un poco lenta y repetitiva, así como hacia al final; me costó un poco pillarle el ritmo y me lié entre tanto pasajero del crucero en el que sucede todo. A pesar de estos «peros», me ha gustado, me mantuvo muy entretenida y con interés por ver cómo iba avanzando la historia. Es de esos thrillers que devoras, aunque excesivamente descriptivo y con poco diálogo.


SINOPSIS: 

«Has sido testigo de un asesinato…
y nadie te cree».

La invitación a un crucero de lujo, que zarpa de Londres rumbo a los fiordos noruegos, es como un sueño hecho realidad para Laura Blacklock, una joven periodista en horas bajas. La oportunidad es doble: no sólo podrá contemplar la maravillosa aurora boreal, sino que se codeará con gente influyente que podría ayudarla a reconducir su carrera profesional.

Los primeros compases de la travesía discurren conforme a lo previsto: el ambiente del barco es suntuoso, el servicio, de primera categoría, y el pasaje derrocha elegancia, simpatía y dinero. Sin embargo, todo cambia cuando, una noche, un grito aterrador despierta a Laura, quien, estupefacta, observa cómo el cuerpo de una mujer cae al mar desde el compartimento contiguo.

Al dar la voz de alarma, la tripulación le asegura que el camarote número 10 siempre ha estado vacío y que no falta ningún pasajero a bordo. Así, con creciente inquietud, Laura comprueba que… nadie le cree. Y lo peor no es que se sienta sola y aislada, sino que una serie de extraños acontecimientos la convencen de que ella puede ser la próxima víctima.


MI OPINIÓN:

Me encanta la narración en primera persona, de hecho, es la que yo uso a la hora de contar mis historias. En este caso, quien nos habla es Laura Blacklock, más conocida como Lo, una periodista traumatizada por el reciente robo en su casa, que termina en el lujoso, exclusivo y pequeño crucero Aurora  por temas de trabajo. Esta mujer, Lo, puede caer muy bien o puede caer muy mal. En mi caso hubo momentos para todo; momentos en los que no la aguantaba y otros en los que la toleraba. Lo cierto es que no congenié muy bien con ella. Lo le da a la bebida y debido a sus ataques de ansiedad, hace años que toma pastillas —algo bastante recurrente en los protagonistas de thrillers—, por lo que su punto de vista respecto a algunos sucesos, puede tenernos un poco en alerta por si lo que nos cuenta es cierto o no.

En el crucero Aurora podemos perdernos un poco al principio entre tanto invitado; los únicos a los que recuerdo son a Ben, un periodista y ex de Lo, al fotógrafo Cole y a Chloe, que ahora mismo no recuerdo muy bien quién era, pero parecía tener un lío con Cole. Ah, y también Tina, una influyente y poderosa periodista, fumadora empedernida, segura de sí misma y bastante borde. El grueso Alexander, es otro personaje a tener en cuenta, bastante graciosillo, por cierto; así como el propietario del Aurora y su mujer enferma de cáncer.

Todo parece perfecto, pero desde el principio, al menos es lo que me sucedió a mí (igual porque no me gustan los barcos), te sientes un poco asfixiado. La atmósfera es rara e incómoda, algo potente en este tipo de novelas y con Lo sientes que algo, desde el principio, no marcha bien. Tal y como dice la sinopsis del libro, Lo descubre, de madrugada (tiene insomnio), que han lanzado al mar el cuerpo de alguien. Supuestamente el de la chica que se aloja en el camarote de al lado, el número 10. Solo la vio un momento y la joven le prestó el rímel; Lo vio desde el principio que algo raro había en esa chica. Le llamó la atención. El caso es que Lo, no ve ningún cuerpo en el mar tal y como dice la sinopsis, solo escucha un grito y ve sangre en la barandilla que se esmeran en hacer desaparecer cuando la periodista da aviso al jefe de seguridad del crucero. A partir de ahí, todo se empieza a torcer; Lo recibe amenazas para que pare y no quiera investigar más puesto que está haciendo demasiadas preguntas y entrometiéndose en algo que parece no tener mucho sentido. ¿Quién era la chica del camarote 10? ¡Ese camarote, estaba vacío!

Hay bastantes misterios por resolver, asuntos turbios que nos llevarán de la mano de Lo hacia un final muy logrado. Hay algo que me ha gustado muchísimo y es que, se alterna la voz en primera persona de Lo de todo lo que va sucediendo en el crucero + el trauma del robo en su piso, con escritos en Facebook, foros y prensa sobre la propia desaparición de la periodista. Su novio y su familia la están buscando y nos damos cuenta, mientras vamos avanzando en la investigación de Lo, que algo ha debido ir mal porque ella no ha aparecido tras el final del crucero Aurora y sí han descubierto un cadáver en alta mar…

 

7,5/10

 

boton-amazon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s