NO SOY UN MONSTRUO, Carme Chaparro

41RlejLTjTL

#19 Julio 2017

Me ha gustado mucho conocer el lado literario de Carme Chaparro. Elegante, directo al grano y, en la mayoría de ocasiones, sin andarse por las ramas. Inteligente y audaz; te atrapa a partir de cierto momento (no al principio, no al menos a mí), y no te suelta hasta un final inesperado que deja boquiabierto al lector. Quiero avisar desde el principio que es una lectura con la que se sufre. Se sufre muchísimo. Creo que es una novela arriesgada por el hecho del tema del que trata: la desaparición de niños. Qué pasa con ellos. Quién es el “Monstruo”.

Es una novela cruda y muy dura para el lector, especialmente para los que son padres, porque gracias a una narrativa ágil y auténtica empatizas con los personajes, los acabas sintiendo muy tuyos y es imposible salir indemne de una historia tan brutal como esta. ¿La recomiendo? Solo si estás preparado para la crudeza de lo que vas a leer…

SINOPSIS:

Si hay algo peor que una pesadilla es que esa pesadilla se repita. Y entre nuestros peores sueños, los de todos, pocos producen más angustia que un niño desaparezca sin dejar rastro.

Eso es precisamente lo que ocurre al principio de esta novela: en un centro comercial, en medio del bullicio de una tarde de compras, un depredador acecha, eligiendo la presa que está a punto de arrebatar. Esas pocas líneas, esos minutos de espera, serán los últimos instantes de paz para los protagonistas de una historia a la que los calificativos comunes, «trepidante», «imposible de soltar», «sorprendente», le quedan cortos, muy cortos.

MI OPINIÓN:

Con NO SOY UN MONSTRUO tengo sentimientos contradictorios. No es malo, en absoluto, porque significa que no me ha dejado indiferente pero yo, que no soy muy quisquillosa a la hora de leer y si algo no me atrapa lo dejo y no le doy más vueltas, con esta me he vuelto un poco cascarrabias. El hecho de que sus protagonistas y afectados sean niños, me ha dolido en el alma. Me ha hecho sufrir como nunca antes una novela lo ha conseguido. Si bien es cierto que al principio no me enganchó y estuve a punto de dejarla, me alegra haber continuado porque Carme tiene una excelente narrativa aunque a veces usa demasiadas comparaciones o descripciones que te sacan un poco de la trama y de lo que está sucediendo. Pongo dos ejemplos: la historia de la bisabuela de Ana, la policía, o la de una anciana que te preguntas ¿por qué Barcelona si pasa en Madrid? ¿Por qué nos hemos ido con esta mujer? Y luego resulta que es la vecina de un personaje importante, pero tampoco avanza más en la novela. Sin embargo, todo está muy bien escrito; la manera de escribir de Carme Chaparro es una delicia en mi opinión, a pesar de enfrentarnos a una trama cruda, muy cruda (y arriesgada a nivel literario porque, por desgracia, muchas veces la realidad supera a la ficción): la desaparición en un centro comercial de un niño de 4 años, Kike, en las mismas circunstancias, dos años antes, que Nicolás, del que nunca volvió a saberse nada. Se volatilizó. El raptor ha vuelto a actuar.

Con la voz en primera persona de la periodista Inés y en tercera del resto de personajes, con más protagonismo hacia la inspectora Ana, conocemos el vínculo que les une a ellas junto al informático Joan que vive en Barcelona entre otros. Cada uno tiene su historia, la de algunos la llegamos a conocer, en especial la de Inés y la de Ana, pero lo que nos importa es el presente y no quiero desvelar mucho, pero hay una escena que marca un antes y un después en todo esto y es cuando realmente me enganché. Hay una sobrecarga emocional muy animal pero, a la vez, muy real. Es como si por momentos estuvieras ahí, en medio de toda la investigación y todo el sufrimiento junto a unos personajes bien definidos con sus miedos, sus torpezas y delirios; sus deseos y sueños de que todo, a pesar de las circunstancias, acabe bien.

Pero cómo acaba, queridos… cómo acaba. Nadie se lo espera, al menos yo no. Me sorprendió muchísimo y también me enfadé. En fin, es una novela que no te deja indiferente y de la que es difícil salir indemne, pero repito: léela solo si estás preparado y fuerte, porque es de las que, para bien o para mal, afecta, en especial si tienes hijos.

7/10